Categoría:

El nuevo Muro de Berlín

El humilde boliviano no derrocó al gobierno de su país por razones políticas, sino porque deseaban vivir libres y en paz. No quieren dominar el mundo, como los nazis o los comunistas, y están cansados de ser un eslabón en una maquina mundial de ateísmo y tiranía. En su lucha por la libertad, aunque sin darse cuenta, han hecho temblar toda esta red de tiranía, dando nuevas esperanzas al mundo.

Publicado en: